2 nov. 2010

LLUVIA, BARRO y despedida...

Pocas ganas de correr, frío y lluvia. A ultima hora decido subir la bici de montaña...
Subimos el sábado por la tarde y el domingo después de un buen desayuno nos vestimos con nuestros mejores trajes para ser en pocos minutos auténticos hombre-barro, una fina niebla nos acompaña durante todo el recorrido, la ruta no desmerece, esta a la altura de los grandes freerides canadienses, pero no tan lejos. Faltan quilómetros sobre la bici, la belleza del entorno sumada a la velocidad de las bajadas se transforma en energía pura, vital. Nos mezclamos con el bosque, se escuchan aullidos de placer cada vez que las rueda despegan. Volar, flotar....
En fin, motivación betetera elevada a la máxima potencia. Quedamos el lunes, a la misma hora, en el mismo sitio. Ya no fue lo mismo, pero tampoco nos defraudó.

Creo que este blog ha llegado a su fin. Han cambiado ya demasiadas cosas. Los objetivos que un día me acompañaron, hoy ya no tienen el mismo sentido. Todo cambia, evoluciona.
Me apetece contar otras cosas o simplemente contarlas de una manera diferente.
De momento me encontrareis por: http://www.perronero.blogspot.com/